Servicios

Nuestro servicios

Podología

La Podología es el estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y alteraciones del pie, mediante procedimientos terapéuticos podológicos.

¿Quién es el podólogo?

Es el profesional sanitario universitario con los conocimientos, habilidades y aptitudes para el diagnóstico, tratamiento y
prevención de las alteraciones en el pie. Los podólogos conocen las estructuras y funciones del cuerpo humano en especial el pie y su correcto funcionamiento lo que les
capacita para realizar cualquier tratamiento para mejorar la función del pie y la calidad de vida del paciente.

Los tratamientos que realizan los podólogos son:

Quiropodología: tratamiento de las afecciones de la piel y las uñas. En este apartado se incluyen durezas, callos, helomas, verrugas plantares, uñas encarnadas, hongos entre otros.

Biomecánica y ortopodología: Exploración de la marcha humana y la pisada y el tratamiento de las alteraciones biomecánicas mediante ortesis plantares (plantillas) fabricadas a medidas por el propio podólogo. También incluye la fabricación de ortesis digitales (separadores) para las alteraciones de posición de los dedos.

Podología pediátrica : tratamiento de afecciones
especializadas en los niños Podología geriátrica: tratamiento del pie en el anciano

Podología deportiva: estudio y tratamiento adaptado a cada
disciplina deportiva

Podología preventiva: enseña directrices de uso general y
especifico para cada sector de la población ayudando a la prevención de ciertas patologías

Pie diabético: tratamiento y exploración específicas para aquellas personas que padecen diabetes

Cirugía podológica: tratamiento de afecciones del pie de
manera definitiva, como por ejemplo uñas encarnadas.

Acupuntura y moxibustión

La historia de la acupuntura es milenaria, su uso se remonta desde hace 5000 años, la obra mas antigua se remonta al 3000 a.c “ el huang di nei jing”. La acupuntura es una tecnica que mediante la inserccion de agujas en puntos precisos del cuerpo, favorece el reequilibrio del sistema energetico del organismo. se utilizan agujas muy finas cuyo grosor suele ser de 0.25 mm (mientras que un pelo suele tener 0.1 mm). la acupuntura nos puede ayudar en diversidad de patologias actualmente y que esten reconocidas por la oms como: sinusitis, rinitis, catarro, bronquitis, asma, espasmo esofagico, gastroptosis, gastritis, hiperacidez gastrica, ulcera y colitis duodenal , estreñimiento, diarrea, colon irritable, cefalea, migraña, neuralgia del trigemino, paralisis facial, neuropatia, secuelas de accidente cerebrovascular, sindrome de meniere, eneuresis nocturna, neuralgia intercostal, conjuntivitis, renitis, ojos secos, dolor de muelas, gengivitis, faringitis, periartritis escapulohumeral, codo de tenista, ciatica, lumbalgia, artritis reumatoide, insomnio, estres, eczema, psoriasis, herpes zoster. A parte ha sido reconociada como patrimonio inmaterial de la humanidad por la unesco.

Entrenamiento funcional

El Entrenamiento Funcional (Functional Training) es un entrenamiento personal muy efectivo, donde se adaptan los ejercicios a las necesidades de cada persona, esta orientado a mejorar las funciones diarias y a aumentar la calidad de vida de quienes lo practican. Son ejercicios multiarticulares y multimusculares que buscan mejorar nuestro movimiento.

La diferencia fundamental entre un entrenamiento funcional y un entrenamiento convencional es que el primero no está orientado a la competición de ningún tipo sino que está fundamentalmente destinado a mejorar la salud y el bienestar general. Los entrenamientos clásicos solían centrarse en ejercicios aeróbicos generalizados sin tener en cuenta las necesidades concretas de las personas que los realizaban. Sin embargo, con el Entrenamiento Funcional, lo que buscamos en BENESTAR es que cada persona saque el máximo provecho a su cuerpo y a sus movimientos.

De este modo, además de mejorar capacidades físicas como la fuerza, la velocidad o la resistencia, con el entrenamiento funcional también se trabajan otras capacidades importantes para nuestro día a
día como la agilidad, la movilidad, la estabilidad, la coordinación o el equilibrio, corrigiendo también nuestra postura corporal.

Yoga

El yoga, más que un deporte, es una disciplina en la que se trabaja con el cuerpo pero también con la mente. De tradición oriental, se basa en la práctica de las llamadas asanas, diferentes posturas armonizadas con la respiración y la meditación. Estas conllevan una serie de ejercicios de estiramiento o equilibrio y técnicas de
relajación.

El yoga etimológicamente significa unión. Es la unión que deviene cuando cesan las fluctuaciones mentales, cuando se produce la disolución de los opuestos, la integración total. Trata de dominar el cuerpo, sus sentidos, sus deseos, sus actividades mentales. Las clases suele comenzar con un calentamiento, que comprende una sucesión dinámica de posiciones que se inician de pie y nos hacen bajar hasta el suelo para calentar y lubricar músculos y articulaciones. Todo ello combinado con la respiración, que nos ayuda a generar calor y energía corporal.

Después del calentamiento se comienza con las asanas o posiciones estáticas, siempre realizando una postura y su contrapostura para trabajar el cuerpo y la musculatura de forma equilibrada. Si la clase es dinámica como en Asthanga, las asanas se harán en movimiento, de forma fluida.

Todas las clases de yoga terminan con una relajación de unos 10 minutos en la que se devuelve al cuerpo y a la mente a la calma.

Pilates

es un método de ejercicio y movimiento físico diseñado para estirar, fortalecer y equilibrar el cuerpo. Con la práctica sistemática de ejercicios específicos junto con los patrones de respiración, el Pilates ha demostrado tener un valor incalculable no sólo para las personas que quieren mantener su condición física, sino también como un importante complemento a la práctica deportiva y rehabilitación física de todo tipo.

El Método Pilates no es sólo ejercicio. Se trata de una serie de movimientos controlados para el cuerpo y la mente, realizados sobre una colchoneta, requiere un control adecuado de la forma en que realizamos los ejercicios.

Pilates aumenta el metabolismo, promueve el control respiratorio y la función circulatoria, y mejora la densidad ósea y el tono muscular, ayuda a “mantenerte centrado” y calmar las tensiones.

Pilates equilibra las asimetrías musculares, optimiza tu silueta y mejora el equilibrio, la coordinación y el control de la respiración. Pilates trabaja la flexibilidad muscular y la fuerza. Los ejercicios también ayudan a despertar la conciencia del cuerpo.

Concentración, control, centralización, precisión, fluidez y respiración son los seis principios del método pilates.

Fisioterapia / Osteopatia

La Fisioterapia es el conjunto de métodos, actuaciones y técnicas que, mediante la aplicación de medios físicos, curan previenen, recuperan y adaptan a personas afectadas de disfunciones somáticas o a las que se desea mantener en un nivel adecuado de salud. En nuestro caso los medios físicos utilizados son la terapia manual y la utilización de progresiones de ejercicios.

La terapia manual es un conjunto de técnicas para evaluar y tratar cualquier alteración corporal articular-nerviosa-muscular. Utilizamos como herramienta de base el razonamiento clínico, la evidencia científica y clínica, así como el enfoque de cada paciente según el modelo biopsicosocial.

La osteopatía se trata pues, de una disciplina terapéutica y de un conjunto de conocimientos
específicos basados en:

La anatomía y fisiología del cuerpo humano.

El conocimiento de cómo intervienen los diferentes tejidos en la producción de la enfermedad.

La aplicación de técnicas de normalización de las funciones alteradas, técnicas que la Osteopatía ha desarrollado durante más de un siglo de evolución de la disciplina a través de las Escuelas de Osteopatía o Facultades de Medicina Osteopatía,
dependiendo del desarrollo de la disciplina en cada país.

La osteopatía funciona mediante los mecanismos de autorregulación en el organismo, que están asegurados por el sistema nervioso, circulatorio y linfático. La pérdida o reducción de estos mecanismos intrínsecos, puede llevar a estados patológicos.
La intervención osteopática podría incidir sobretodo en estados pre-patológicos, es decir, en fases de desarreglo funcional, de manifestaciones sintomáticas iniciales, pero por falta de información o de cultura sanitaria, la mayoría de las veces se acude a tratamiento osteopático en fases ya avanzadas de la alteración de salud. En estos casos, la Osteopatía también facilita los mecanismos inherentes de autorregulación, permitiendo que el cuerpo se recupere y consiga la normalización de las funciones alteradas, lo que se traduce en disminución de los síntomas y reencuentro con el estado de salud.

La Osteopatía funciona, por tanto, respetando y facilitando la autorregulación del organismo en cualquier patología y no tanto en hacerlo dependiente de soluciones puramente externa o pasivas, como es la utilización, a veces excesiva, de medicamentos. La Osteopatía, en un contexto de abordaje holístico, a través de modelos globales bio-médico-psico-sociales, promueve o recupera la homeostasia o equilibrio
mecánico del conjunto de los tejidos corporales musculoesqueléticos, nerviosos, viscerales, circulatorios etc, y lo hace con la aplicación de técnicas manuales dirigidas a los tejidos identificados como patológicos en el diagnóstico funcional osteopático.

La osteopatia se compone de tres ramas:

Osteopatía Estructural

O dirigida al sistema musculoesquelético, donde aplicamos diversas técnicas adaptadas a cada disfunción, a cada tejido, a cada paciente, dándose durante la sesión de tratamiento, un continuo análisis y un continuo decidir del Osteópata, sobre qué técnica aplicar.

Osteopatía Visceral

Orientada a actuar sobre los tejidos que participan en las funciones de las vísceras, las membranas fibrosas en relación, los músculos, los diferentes planos de deslizamiento entre los órganos, los vasos sanguíneos, los nervios, todos los tejidos que aseguran el funcionamiento orgánico, deben estar libres en su paso anatómico, lo que no siempre ocurre y que puede ser debido a adherencias, tracciones miofasciales que dificultan la normal movilidad de las vísceras. Las técnicas manuales viscerales ayudan a liberar interrupciones en el flujo de movilidad, lo que ofrece al organismo una base funcional más útil, productiva y saludable.

Osteopatía Craneal

Que, actuando también mediante técnicas manuales, liberan y facilitan la micromovilidad del cráneo y el conjunto de la relación craneosacra a través de las membranas meníngeas y el papel del líquido cefalorraquídeo. Algunas consecuencias de alteraciones posturales, traumatismos, desequilibrios musculares etc, pueden afectar a nervios craneales, arterias, glándulas y otros tejidos, a su paso por orificios craneales o en el interior mismo, lo que puede provocar neuralgias, dificultades de visión, audición, alteraciones de algunas funciones glandulares, vértigos, migrañas, e incluso a través del sistema nervioso vegetativo, trastornos digestivos, respiratorios, vasculares etc.